Ruth Casa Editorial se compromete con un mundo en el cual la libertad no pueda ser concebida fuera de la igualdad y de la fraternidad, sino exclusivamente a partir de ellas. Proclama su sentido de amplitud sin fronteras, pero también sin ambigüedades. Asocia su proyección a los movimientos sociales y en particular al Foro Mundial de Alternativas, sin constituir un órgano de este, ni contemplar restricciones nacionales, continentales, sectoriales o institucionales, y con la única aspiración de servir al impulso que reclama la marcha hacia un futuro donde todos tengan cabida.

No somos una empresa imparcial o exenta de compromisos sociales. La humanidad ha llegado al umbral de la catástrofe total o del parto de una nueva civilización y hemos aprendido que el trazado de la transformación socioeconómica que puede conducir a un mundo mejor pasa por una mudanza moral. Todo depende de la inteligencia que las generaciones involucradas logren transmitirse en esta dirección y de la implantación consecuente de una cultura de vida.

El nombre de la editorial se inspira precisamente en aquel pasaje bíblico que nos invita a apreciar con mayor generosidad el significado de la solidaridad como virtud y el núcleo de valores que nos impele al rescate y a la reflexión, a creer y a crear con coherencia, a decidir con lealtad y valentía, y a restituir al ser humano toda su dignidad.

Los lectores dirán si lo logramos.

François Houtart, presidente